Entrevista a Leonardo Favio en el programa Proyecto País

Entrevista a Leonardo Favio en el programa Proyecto País (24/7/08)


Conducción: Carolina Silvestre

Carolina Silvestre: La definición que hiciste sobre el Peronismo, en la sala que lleva tu nombre, en la sede de la UOM de La Matanza, realmente me impactó: nunca había pensado al Peronismo desde esa definición...
Leonardo Favio: Yo creo que es un acto de amor, reflejo y ciego. Eso es. Hay otro tema que nos preocupa en este momento, entonces es como que la cabeza da vueltas y vueltas...
CS: ¿Cual es el tema que más te preocupa?
LF: Lo que más me preocupa, es que tengo casi la certeza de que si no toman conciencia de que estos vientos vienen antes de una gran tormenta, es muy jodido para nosotros, muy jodido. Porque pienso que lo que está aconteciendo ahora no es un hecho aislado, nunca la embajada ha invertido en vano ¿No? Sabemos a qué embajada me refiero...
CS: Absolutamente.
LF: Bien, entonces, vienen por todo, vienen por más. Esto ha sido simplemente el chispazo que va a encender el gas. No es casual que -con esto vengo martillando yo desde hace rato-, lo mismo acontece, dentro de otras características, con Ecuador, Bolivia, Venezuela, y además, con Panamá. Todo.

Donde medianamente vos apuntás a un criterio de liberación, donde les tocaste los intereses y los bolsillos, ahí perdiste. Menos mal que ahora, de alguna forma, estamos más en contacto con lo que le sucede a los otros Países que están en comunión con uno.

Cuando el General se fue de acá, en el 56, lo dijo muy claro: liberarse como País es fácil, el tema es cuando estás solo, porque después vienen los marines y te rompen la cabeza. Yo pienso que este es un momento para tomarlo muy en serio, muy en serio y estar alerta, no histérico, pero estar alerta.
No es olvido, puede haber ignorancia de todo un sector ¿no? Del País del trueque nos transformamos en un País que podía, que se divertía, que estaba alegre, donde los rostros habían cambiado. Y esto no es producto de abracadabra, es el trabajo de gente enamorada de la gente, que es este Gobierno.

Ahora qué pasa, hay mucho de ignorancia también en las multitudes que se ven. Las multitudes, son multitudes, a mí me gusta verlos como individuos. O sea, cuando comenzó esto que cortaban las rutas se decía los piqueteros. No, son individuos, cada uno con sus necesidades.

En este momento, en este preciso momento, cuando vos veías a toda esa gente que se dice del campo, había ciento y pico de mil personas. ¿Toda esa gente tiene interés en la soja?

"Es gente peligrosa, es gente insaciable, que vienen por todo, no quieren un poquito"

Esto que aconteció hace tan pocos días es el gesto más soez, de traición y de inmoralidad que yo haya visto. Yo creí que había visto todo, pero ver este personaje. ¿Cómo es posible que hayan elegido a ese tipo, cómo es posible? Y esta gente viene por más, son groseramente agresivos.
Es tal la dimensión de lo que ocurrió en estos días, el nivel de bajeza de esta gente, que no sé, me reconozco torpe en este momento, el cúmulo de sensaciones que tengo acá (lleva su mano al pecho).

No es tristeza, ojo, no estoy triste para nada, es de un cierto temor de que no nos demos cuenta que estamos acercándonos a una cosa muy fea, muy fea.

Nosotros estuvimos en Caracas cuando secuestraron a Chávez, vimos todo, bueno, me agarró una tristeza, porque dije: acá vamos hacia lo mismo.

Por eso hay que estar muy atento, muy atento. Comienzan a decir barbaridades, a agredir con una cierta terminología y después ya van a los hechos. Es gente peligrosa, es gente insaciable, que vienen por todo, no quieren un poquito. Entonces no les basta con sumir a todo un pueblo en la pobreza, en la hambruna, no, no, ellos quieren todo.
Este Gobierno, y no digo la Presidente solamente, la mayor parte de los colaboradores, tienen un nivel intelectual y una capacidad muy grande, por eso estoy más asombrado con lo que ocurrió. Dios nos puso los ojos para adelante, te das cuenta, uno tiene que ir para adelante, sino los hubiera puesto en la nuca. Por eso no interesa cómo hubiese actuado el General, yo creo esta gente está actuando bien, pero tengo miedo que pequen de un poco de ingenuidad en algunos aspectos.
Yo pienso que desde el 50 hasta el 55, no había ocurrido un fenómeno tan maravilloso como el que hemos tenido hasta ahora. Pero de golpe vos ves que salió toda esta gente, con una vestimenta, una cosa que era grosera, todas pilchas carísimas, con una cacerolita haciendo ruido.

Pero son muchos, los malos son muchos, no son poquititos. Más el caudal de boludos, como yo dije en una oportunidad: deberíamos hacer mermelada de boludos, la exportamos y pagamos la deuda externa. Eso una vez se lo sugerí a un Ministro de Economía, porque tenemos excedente. Eso hacía mi abuelita con las peras que sobraban, una mermelada de locos.
No saben lo que aplauden, aplauden todo: cuando nace el príncipe, cuando lo coronan, cuando lo decapitan. No saben lo que aplauden. Este personaje que fue gozando de esta popularidad que le hemos regalado, te das cuenta, hasta Mendoza. ¿Cómo es posible que haya llegado a donde llegó?

O sea, no esperen buena fe de gente que no la tiene, porque está en su naturaleza, son así y no los vamos a cambiar porque no quieren cambiar. No les interesa cambiar y les desagradamos.

"Nunca aspiré a que nadie me regale nada"

Nosotros nos tenemos que remitir al pasado porque hay toda una generación que no conoce el pasado, porque no lo conocen. Porque yo estuve preso, me persiguieron y me mataron a tantos parientes, no saben todo eso.

Tienen una historia muy breve, entonces hay que contarles, hay que hacerles entender que lo que está en juego no es un Gobierno, como dicen: le ganamos al Gobierno. No.

Está perdiendo el País.

Entonces estos pibes tienen que entender, porque además tienen un caudal de imaginación y de inteligencia que les da. Pero no les podemos seguir hablando de yo sufrí el exilio, no. Jugá con tu capacidad, vos estás donde estás por tu capacidad, por tu talento, no es un obsequio. Lo mismo decir: fulano de tal es Peronista. ¿Y qué? ¿Te tienen que dar un premio, te tienen que dar un puesto? Esos regalos eran de la época de los comités, donde se compraba la libreta.
Milagrosamente he hecho esta película, y después hice Gatica que me costó la vida. Y muchos pensaron que me regalaron la plata. No, no. Pero eso es lo que corresponde, por qué alguien se tiene que sentir obligado a favorecerme en algo, es un criterio absurdo ese.

Yo soy lo que soy porque ideológicamente y porque mi corazón me lo dicta. A tener ternura por un desposeído... Porque mis fotos no son de esmoquin, mirá en la foto los vagos amigos míos... Mi origen es hermoso, es como decir: mi linaje empieza en mí. Yo andaba por el río desnudo, con los otros vagos, maravilloso. Y nunca aspiré a que nadie me regale nada.
Estoy levemente preocupado, tenemos que estar más atentos, elegir muy bien lo que se hace, cada paso que se de, porque yo pienso que van a venir por más. Tienen todos los medios.

Ya han comenzado por vulgarizar a nuestra Presidente ¿Te das cuenta? Que es uno de los personajes más brillantes que yo he conocido, porque no agarra un papelito para decirle a la gente lo que corresponde, lo tiene acá (lleva la mano al pecho). Y cuando expone, expone lo que corresponde.

Carolina Silvestre: Los intelectuales, los artistas, o los que tenemos que ver con la cultura, como te parece que podríamos aportar más para fortalecer, no a este Gobierno porque somos Peronistas, sino a fortalecer el Gobierno por todos los Argentinos?

Leonardo Favio: (Sonríe) Es difícil, muy difícil. Estar junto al Gobierno, no dejarlos solos. Estar ahí en forma permanente, sin incomodar, porque yo no tengo capacidad política, yo soy un nulo. Yo puedo filmar y después hablarte del sentimiento. Y puedo decirte mi percepción de lo que yo avizoro, mis miedos, mis cosas. Después, ellos saben lo que tienen que hacer. Uno ha apostado por lo que es justo, no por la inmoralidad de la violencia, no por ese tipo de cosas.
Los fusilados, del 55 hasta ahora, los ha puesto la gente sensible, los hemos puesto nosotros, a nosotros nos han matado, o nos mataron el alma, o mataron un hermano.

Pero todo eso no importa, uno tiene que planificar para adelante, para la gente que viene, no te podés recostar en tus muertos queridos. Yo lo veo al Canca (Dante Gullo), lo veo disertando, o lo veo por televisión, y nunca apeló a sus muertos queridos. Y mirá que tiene muertos, entonces eso es admirable. ¿Te das cuenta? Él ve para adelante, el mira para adelante.
No sé, estoy tan desorientado ¿Viste cuando estás opaco? Estoy opaco, en serio. Acá tenemos grandes dirigentes como nuestra Presidente, o como el Presidente del Partido, pero no tenemos un caudal de acompañamiento profundo, creo que no se ha trabajado eso. Y eso hay que trabajarlo mucho y no pedirle peras al olmo.

O sea ¿Qué esperaban de Cobos? ¿Pero qué esperaban? Ese tipo siempre fue lo que es. Y lo que hizo en el Senado, es su naturaleza que lo impulsó a ser así. Es como la famosa fábula del tipo en el desierto que cobijó bajo la camisa una serpiente porque era chiquitita y se había enfriado en la noche. Pero lo mordió y lo mató. No puede ser de otra manera.
Perón nunca creyó en ellos. Ojo. Tololo, lo que vos quiera podía ser un Peronista, pero traeme éste acá, vos necesitás gente que tenga que ver con vos, que pueda tomar un mate con vos, que pueda tomar un café con vos y que ame a la gente igual que vos. Ahí lo único que faltó fue: lo que has de hacer hazlo ya, porque fue una cosa nauseabunda. Pero era de esperar esto ¿De qué se asombran?

"Uno es los amigos que ha merecido"

Los otros días estábamos cenando donde vamos siempre nosotros, ahí en Montevideo y Corrientes, creo, cuando entró una nenita, que tenías que ver a esa nenita tan hermosa, y aunque hubiera sido fea, dejando unas tarjetitas y qué se yo, no, por las mesas.

Y unas viejas que estaban allá, viejas del verbo vieja, estaban con unos pelucones, unas cosas de terror, y cuando va la nena le dicen: no, no.

Después, cuando yo voy saliendo, me dicen: -¡Leonardo! ¡Leonardo! Tu cine...

Y yo les digo:
-Escuchenmé ¿Por qué no le dio una propina a la nena? ¿Por qué no le compró una tarjeta? Pero entonces, qué me viene a pedir un autógrafo a mí, somos diametralmente opuestos ¿Qué quiere que le de yo a Ud?

Aprenda a querer a la gente, qué me viene a pedir un autógrafo a mí. Uno tiene que proceder así porque no estás haciendo daño, sos didáctico. Porque nunca es tarde para aprender.
Cuando dicen: uh, ese tipo es talentoso. Bueno, maravilloso, pero humanamente ¿Qué es? Porque eso es lo importante, el talento te lo da Dios. Todos queremos ser, qué sé yo: Torres Ríos, Fellini, pero eso es Dios quien lo determina, o vos te creés que alguien quiere hacer una película fea. Nadie, nadie. Es Dios el que dice: vos.

Ahora, la vereda por la cual vos transitás, eso sí, porque eso lo podés aprender. O sea, Señor, enséñame, hazme amar a los pobres, hazme querer a los pobres. A la casa del pobre es donde vos podés recurrir y nunca te van a negar un pedazo de pan. Los seres que más amé en la vida éramos pobres.

Te hablo de mí cuando era niño, te hablo de mis amigos, te hablo de la gente que yo amé incluso en mi trayectoria cinematográfica, era gente que merecía ser pobre por lo gratos que eran, digo que uno es los amigos que ha merecido.
Yo lo fui aprendiendo con el tiempo también, ojo, yo no sabía que había un núcleo político que abarcaba eso que era mi sueño, hasta que fui más bien grande. Es que somos buenos, no somos boludos, somos buenos, somos buena gente. O sea, yo me considero buena gente. Vivir todos los años que he vivido sin quitarle las ganas de vivir a nadie, ya es muy importante.

"Yo lo único que digo es que hay que instruir al País"

Yo no sé si uno tiene que llegar a estas crisis, o a estos golpes, que te sacuden así, para desarrollar tu identidad y proclamarla. Y darte cuenta de lo hermoso que es sentir así. No somos santos, no somos ángeles, no, no, somos seres humanos, con nuestros problemas, pero no somos dañinos. Mirá qué importante ese solo detalle.

Entonces, de a poco, todo de a poco, con suavidad y con criterio. Y con poder de seducción. Tenemos que ampliar la mira de lo que nos acontece y después ir buscando seducir, convencer, cómo ir cambiando las cosas sin que de pronto nos den un golpe de timón y quedemos todos desparramados.

También hay que tener criterio, uno sabe que no tiene la fuerza, tenemos nuestra voluntad, sabemos lo que queremos, pero también tenemos que saber con qué armas se cuenta, con qué fuerza vos podés responder a esa fuerza tan tremenda como es la del imperio, porque esa es una realidad.

Vos ves al Presidente del Ecuador, es un tipo brillante, y bueno, es un milagro que todavía esté de Presidente.
¿Es que no nos damos cuenta del Presidente que tuvimos y de la Presidenta que tenemos? Tenemos buenos pilotos, maravillosos, que no se veía desde Perón, no se veía. Vos los ves como se van manejando, como van maniobrando. Entonces tenemos que aportar cosas, con mucho cuidado, no pasarse.

Si sabemos eso y tenemos criterio para eso, vamos a poder ayudar en mucho. Y aportar hasta donde ellos tengan ganas, porque son ellos los que están manejando la nave.
Yo lo único que digo es que hay que instruir al País, e incluso me integro en eso, al Pueblo.

Decirle la CNN miente, y miente, y miente. Mirá, es muy simple saber qué es lo que te conviene y qué es lo que no te conviene.

Te estoy hablando de la clase media para abajo, no te hablo de los que salieron con la cacerolita. Mirá el paisaje que tenés adelante, mirá cuales son los que combaten lo que vos querés, y ya está.

Vos mirás y decís: ¿Quiénes están en ese palco? Fulano, Mengano, cómo se llama cuando están los presos ahí para que vos digas...
CS: Rueda de reconocimiento.
LF: Eso, parece más que un palco, una rueda de reconocimiento, vos ves que semejante industria está ahí ¿Qué hacés aplaudiendo? No puede ser, tenés que tener criterio. No ser tan nabo, es muy simple ¿A quién tenés de este lado? A Fulano. Bueno, estoy de este lado, aunque no comprendas mucho. Simplemente es la intuición. Si ese tipo es un pervertido, ese tipo es un asesino y aquella es una mentirosa, no tenés más que pensar.
¿Cómo es posible que puedan mentir impunemente y que haya imbéciles que los sigan? ¿Qué intereses persiguen? Ninguno. Hay nabos del verbo nabo que van y aplauden porque no saben de qué se trata.

Yo viví en un paraíso que era La Casa del Niño, El Hogar del Niño, estuve internado en Luján de Cuyo. Y yo no sabía que estaba viviendo en un paraíso, nadie me lo dijo. Comíamos cosas exquisitas que en mi hogar siempre habían faltado, hasta que llegó Perón.

Si la gente supiera todo lo lindo que se puede hacer con solo que se sienten un segundo a pensar. A ver: ¿Quién me está hablando de quién? La que fue a Miami como investigadora, anduvo en todos los colectivos habidos y por haber, creo que anduvo con los monto, habrá estado escondida en una trinchera, después fue Radical, después fue...

Cualquier cosa ha sido. Y cómo es posible que siga hablando y no se le derrita la cara. ¿Cómo es posible? ¿Cómo es posible que haya gente que se pueda sentar a la mesa con esa otra gente, la de las cajas, y además, que les hable de la república? ¿Qué nos pasa? Hay cosas que vos te interrogás: pero Dios ¿Cómo es esto? Y Dios te mirará y te dirá: es un problema tuyo, ocupate.

CS: ¿Qué mensaje te gustaría dejarnos?
LF: Que coman muy livianito en la cena, antes de ir a dormir.

UN GRANDE

2 comentarios:

  1. Comprendo y comparto la preocupacion de LF. Pero tengo grandes esperanzas que nosotros los "mayores" hayamos transmitido correctamente lo que nos pasó a partir de 1955.
    El pueblo no es tonto, nos enfrentamos al "tren fantasma de la nostalgia", va a ser muy dificil que puedan volver.

    AAB

    ResponderEliminar
  2. quitilipy21/8/08 17:34

    artista del pueblo, para el pueblo. leonardo es parte de la sinfonia de mi sentimiento. para que lo sepan los gorilas, acá estamos. no pasarán.

    ResponderEliminar