"Puede que quedemos unos votos abajo"

Reconoció el incontinente Bullrich. El mismo que señaló orgulloso "el camino que hemos emprendido (...) de un pibe preso por día". El mismo que fue votado por el 34 % de los bonaerenses. 

Pero lo importante es el reconocimiento directo de la manipulación de los resultados electorales en Buenos Aires y Santa Fe. Hay quienes evitan la palabra "fraude" con el pretexto, fundamentado, de la inexistencia de denuncias y la falta de resultados oficiales, que se darán con el escrutinio definitivo, pero ciertamente esto resulta un argumento leguleyo. Lo cierto es que el gobierno le mintió a la sociedad, otra vez. Pero no es una de mentira de tantas otras, se trata de la voluntad de los ciudadanos y su tergiversación mediante el engaño, con el objeto de construir una legitimidad ficticia. 

También es posible que la conducta de los funcionarios responsables del escrutinio se encuadre dentro de los delitos tipificados en el Código electoral: Artículo 139. - Delitos. Enumeración.  Se penará con prisión de uno a tres años a quien: h) Falsificare, en todo o en parte, o usare falsificada, sustrajere, destruyere, adulterare u ocultare una lista de sufragios o acta de escrutinio, o por cualquier medio hiciere imposible o defectuoso el escrutinio de una elección: i) Falseare el resultado del escrutinio. 
Quizás algún fiscal federal ocupado en la investigación del tio del sobrino del escribano de Cristina, pueda apartarse un momento de esa causa y le dedique un instante a considerar si estamos o no ante este delito. 

No obstante, Cambiemos tuvo un muy buen desempeño electoral. ¿ Porqué les pareció necesario ejecutar semejante bochorno ? Dejemos el aspecto político y sus consecuencias, flanco que tienen bien cubierto con sus alianzas mediaticas capaces de disimular cualquier cosa. Son hombres de negocios y por ahi debe venir la mano. Dolar en alza, venta de reservas, Lebacs proximas a vencer. Un escenario complejo que requería una señal, no para evitar la bicicleta financiera, sino para aceitarla y ofrecerles a sus amigos una salida ordenada del negocio. 

Entre otras excusas, Vidal y otros funcionarios del gobierno salieron a decir que la situación se debió a la falta de implementación del voto electronico. Incluso Vidal afirmó que el sistema "se usa en todos los lugares del mundo" afirmación que además de mentirosa, resulta cínica. Si se hubiera aprobado el voto electronico estaría en manos de INDRA y el gobierno, el brazo ejecutor de la manipulación electoral. Es de imaginarse la confiabilidad de los resultados en la mano de esta banda de delincuentes confesos.

Ganó Cristina, pese a la bochornosa manipulación de los resultados



Lo importante es que pese a todo, Cristina ganó y dos de cada tres bonaerenses votaron contra el ajuste y el cambio neoliberal, resultado que deberá ampliarse y consolidarse en octubre. 

Sin embargo, como nunca desde la vuelta de la democracia hemos sido testigos de una bochornosa jornada electoral y manipulación de resultados llevada a cabo por Macri y la banda gobernante. 

Después del circo montado cerca de las 22.00 hs por Macri y Vidal, cuando Bullrich ganaba por más de 5 puntos, Cristina empezó a remontar la diferencia, cada 5 minutos la diferencia se achicaba, hasta llegar al 0,01 % y, justo en el momento del discurso de Cristina a las 4.00 hs, reavivaron las centesimas de Cambiemos hasta clavarse en un 0,06 por ciento a favor de Bullrich. A las 6.55 de la mañana, se dio por finalizado el conteo con el 95,68 por ciento de las mesas escrutadas, restando 1.500 mesas, cerca de 300.000 votos, la mayoría de la primera y tercera sección del conurbano donde se impuso Cristina Fernández. 

Cualquier especialista, o cualquier persona con dos dedos de frente, puede concluir que existió por lo menos una manipulación que puede sintetizarse así: Desde el cierre de la elección se ingresaron prioritariamente las mesas donde ganaba Cambiemos para llegar al momento del discurso de Vidal y Macri con una diferencia importante. Terminado el show con suelta de globos, la realidad se fue imponiendo. En cuentagotas, con el conteo parado de a ratos, administrando la diferencia, para que llegado el momento preanunciado de la finalización del escrutinio, agregar unas mesitas que congelaran una minima diferencia a favor de Bullrich.

En mi barrio, ademas de bochorno se llama fraude. Y estos hechos dan lugar a sospechas fundadas de todo tipo sobre lo que pudo haber pasado. Aún cuando dentro de veinte días el recuento definitivo muestre otra cosa, está hecho. 

¿ Como fue posible llevar a cabo este plan ? Los propios diputados del FPV lo habían advertido al señalar que los responsables del control del escrutinio, Jorge Irigoin, presidente del Correo Argentino, y Ricardo Viaggio, director general de INDRA, fueron empleados de SOCMA, sociedad de la banda gobernente. Por otra parte, desde que Macri asumió el gobierno, empleados clave de INDRA tomaron cargos clave en el sector que maneja las decisiones electorales, como es el caso del licenciado Manuel Terradez, ex Gerente de Indra que en diciembre de 2016 asumió al frente de la Subsecretaría de Reforma Política de la Provincia de Buenos Aires Y para cerrar el entramado, recordemos la designación, declarada inconstitucional, del juez Juan Manuel Culotta subrogando el Juzgado Federal de La Plata, Este Juez, amigo de Macri, egresado del Cardenal Newman, controla las elecciones de la Provincia de Buenos Aires. 

 Como todos los actos de este gobierno, estamos ante una puerta giratoria de CEO's y amigos destinada a los negocios, en este caso, el negocio electoral. Caso especialmente grave porque está en juego la democracia. Ahora estamos en otra campaña, la definitiva hasta octubre. Pero estamos advertidos de lo que son capaces.

Todos somos culpables, salvo algunos

Muy buena columna de Rabanal en Pagina 12, describe cuál es el dispositivo ideológico  del macrismo para aplicar el ajuste, destruir los derechos de nuestro pueblo y transferir ingresos a los más ricos.

Todos somos culpables, salvo algunos
Por Rodolfo Rabanal

Es sorprendente el escaso tiempo que le tomó al gobierno de Mauricio Macri transformar a la Argentina en el país de la culpa y de la deuda. Hoy, tanto las personas discapacitadas como aquellas otras que perciben pensiones por viudez son culpables de haber robado al Estado hasta que prueben lo contrario. 

La maquinaria culpabilizadora alcanza a los abogados laboralistas (tratados de mafiosos) y a los trabajadores que abusan de los juicios a su favor y empujan a las pymes a la misma ruina. Esto último se lo escuchamos todos al Presidente capturado por las fotos en un primer plano de furia. Incluso se señalan como probables estafadores aquellos obreros accidentados en medio del trabajo. 

Estas y algunas otras docenas de declaraciones aplastantemente antipopulares suenan a increíbles torpezas de malgusto si no fueran las pautas que marcan el avance de un programa de medidas implacables donde no hay ningún margen de error. 

La matriz restauradora y la línea neoliberal de este gobierno responde –no importa si lo sabe o no– al  famoso anatema de Margaret Thatcher cuando, a principio de los ochenta, sentenció: “Ya no hay sociedades, sólo están los individuos y sus familias”, frase con la que convocaba a la violencia del consenso reprimiendo la crítica y anulando la memoria para, obviamente, demoler la política.

Hoy es evidente que en aquel momento había empezado un cambio cultural devastador. Y es también evidente que ese cambio procura adueñarse ahora de la Argentina, si es que ya no lo hizo.

La decisión macrista de invertir la carga de la prueba (todos son culpables hasta que demuestren lo contrario) reinstaló en estas últimas semanas las peores fantasías del universo de Kafka: ancianas y ancianos a quienes se les exigía revalidar la documentación con la que habían conseguido sus pensiones, debieron rebuscar entre olvidados papeles acaso lo que habían extraviado y después hacer colas de tres horas –de pie– en las antesalas de las oficinas públicas. Muchos debieron contratar gestores que interpretaran el galimatías de los formularios burocrático. Otro sacó un revólver y se pegó un tiro.

Es difícil no indignarse ante semejantes afrentas, es difícil reducir esas actitudes –aunque lo son– a puras estrategias políticas; uno percibe que la sociedad argentina ha sido atrapada por una suerte de epidemia de analfabetismo espiritual e insensibilidad social de la que no va a ser sencillo salir. Cuando al principio de esta nota mencioné a la culpa y la deuda tuve presente la palabra que en idioma alemán reúne a ambos conceptos: schuld. 

Creo que la observación ya fue hecha en este diario anteriormente, pero ese vocablo sucita una tentación reflexiva ineludible y entonces vuelvo a ella, porque esa coincidencia no es un capricho semántico o una casualidad lingüística sino una perfecta designación conceptual: la culpa me endeuda y la deuda me culpa. Tanto se carga con una deuda como se carga con una culpa. Es preciso tener en cuenta que la culpa elimina la libertad y se encamina hacia su fin anulando derechos.

El gobierno de Macri está endeudando a la Argentina creo que como nunca antes había ocurrido y quienes cargarán con esa deuda –o esa culpa– serán los de siempre, es decir los famosos ciudadanos de a pie, o sea la mayoría. De ese modo, todos somos culpable (y corruptos), salvo los grandes empresarios, los contratistas de Estado, los servicios de inteligencia y una buena parte del Poder Judicial, es decir todos aquellos que señalan, acusan y se benefician. 

Se busca doblegar de este modo a una sociedad, vaciarla de historia, inferiorizarla y volverla dependiente. En suma, se la violenta, lo cual es, desde todo punto de vista, extremadamente peligroso.

EL FRAUDE ECONÓMICO DE MACRI EN ARGENTINA

Por Alfredo Serrano Mancilla

Macri ha defraudado a la ciudadanía argentina. Y lo ha demostrado en un escaso lapso de tiempo. Sólo ha necesitado algo más de un año y medio para incumplir todo lo que había prometido. 
Si existiesen los contratos electorales, el de Macri ya hubiese sido rescindido por infracción múltiple. A continuación veremos cómo Macri estafó al electorado en cada una de sus ofertas económicas durante su campaña.

Promesa 1. Reducir la inflación… y los precios subieron. La inflación llegó al 40% en 2016, la más alta desde 2002. Se han encarecido todos los servicios públicos particularmente gracias a los continuos tarifazos. Han subido los precios de los medicamentos, transporte, comida. Y además, en lo que llevamos de año, la inflación sigue en un nivel altísimo. Hasta el momento, lleva un acumulado de 10,5%; con un valor interanual del 24%, muy por encima de las previsiones del gobierno para este año (17%). 
Promesa 2. Recuperar la economía… y el PIB se contrajo. El país cerró 2016 con una recesión del 2,3%, mientras que en el último año kirchnerista la economía creció un 2,1%. En la era Macri, el consumo lleva 17 meses consecutivos de caída. La producción industrial cae más del 10%. La OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) ha bajado su estimación de crecimiento económico para Argentina en 2017 y 2018, a 2,5% y 3,1%, respectivamente.
Promesa 3. Pobreza cero… y los pobres y la indigencia aumentaron. En el primer año de gestión, Macri creó 1,5 millones de nuevos pobres y 600.000 nuevos indigentes. La propia Universidad Católica Argentina asegura que en el primer trimestre del 2017 ha habido un aumento de 5,5 puntos en el índice de pobreza. Y la desigualdad también creció: la diferencia de los ingresos entre el sector más rico y el más pobre pasó de 18,7 veces en 2015 a 23,2 en este 2016. 
Promesa 4. Reducción del déficit fiscal… y las cuentas siguen empeorando. El propio gobierno informó que el déficit fiscal del año 2016 fue de 4,6%, esto considerando el ingreso extraordinario generado por la política permitida del blanqueo de capitales. El Banco Central emitió 96.500 millones de pesos en lo que va de año para financiar el desequilibrio fiscal. 
Promesa 5. Generar más empleos… y aumenta el desempleo y el subempleo. El desempleo llegó al 9,2% en el primer trimestre de este año, su nivel más alto en una década. Y el subempleo ya ronda el 10%. Se registra un nivel de desempleo entre los menores de 25 años superior a la media regional (24,6% frente al 16%) y un porcentaje entre las mujeres también por encima del promedio regional (30,33% frente a 16%). 
Promesa 6. No más devaluación… y el dólar subió. El peso argentino se ha devaluado en un 67% desde que comenzó a gobernar Macri. Y todo apunta a que la presión sojera hará que la devaluación sea mucho mayor en los próximos meses. La propia Bolsa de Cereales ya ha afirmado que para septiembre espera un valor del dólar a 17,5.
Promesa 7. Más inversiones extranjeras… y cada vez llegan menos. La inversión extranjera directa del año 2016 fue la mitad que la del año anterior. En términos comparativos, el valor de esta variable se redujo en 2016 el triple de lo que lo hizo en el resto de la región. 
Propuesta 8. Desendeudar al país… y la deuda es cada vez más grande y eterna. En lo que lleva de gobierno, Macri ha colocado deuda por casi 100.000 millones de dólares. En el primer cuatrimestre de 2017, los intereses de la deuda alcanzaron el 10,6% del presupuesto público, superando los dos dígitos por primera vez desde 2001. 
Propuesta 9. Bajar impuestos a los trabajadores… y lo que hizo fue que todos pagaran más. De hecho, en términos efectivos, el mínimo imponible se redujo a pesar de lo que había prometido en campaña. En total y en términos netos, casi 200.000 trabajadores adicionales van a incluirse en el pago de este impuesto. 
Promesa 10. Volver al mundo… y sí que volvieron, pero a su manera. No lograron ni siquiera la categoría de “emergente”, recientemente rechazada por Morgan Stanley Capital International. Pero sí es verdad que recibieron el aplauso de los fondos buitres, del FMI (Fondo Monetario Internacional), de Merkel, Hollande y Rajoy. Todos felices con que Macri haya elegido una fórmula de insertarse en el mundo con más deuda y bajo términos de intercambio desigual en contra de Argentina. Suben las importaciones a un 12,4% en lo que va de año; que sería ideal si la economía estuviera creciendo al 5-6%. El déficit comercial es cada vez más acuciante: 1.217 millones de dólares para el primer cuatrimestre del año. Desde el primer día de Macri, aquel 10 de diciembre de 2015, el saldo por cuenta corriente acumula un déficit que supera los 21.200 millones de dólares. Este año se prevé que 12.000 millones de dólares vayan también a salir del país en concepto de ahorro de divisas de los particulares. Así es cómo Argentina vuelve al mundo… 

Pero aquí no termina todo. Hay mucho más en este fraude económico de Cambiemos. Jamás dijeron que Argentina pasaría a ser un paraíso financiero ni tampoco fiscal. Macri ha hecho del país un lugar ideal para el carry-trade; ganar sin necesidad de producir solo colocando el dinero en instrumentos financieros (Lebac, letras del tesoro) bajo la garantía de una elevadísima tasa de rentabilidad, por encima del 25%. Y además, en lo que tiene que ver con lo fiscal, Argentina llevó a cabo un blanqueo de capitales que sumó 116.800 millones de dólares, sin que esto significara que este monto entrara al país. Solo el 20% regresó y el resto se quedo afuera. En resumen, luego de tantas cifras, podemos afirmar que Macri engañó al electorado con premeditación y alevosía. Las promesas se esfumaron de la misma manera que lo hacían sus globos amarillos en cada mitin electoral.
Las expectativas se desvanecen porque la realidad económica tan negativa comienza a imponerse al relato macrista. La subjetividad económica ya no es tan optimista como afirmaban al inicio de su mandato. Todo lo contrario. La evidencia no engaña. 

Este articulo ha sido publicado en Público (España), http://blogs.publico.es/dominiopublico/20055/el-fraude-economico-de-macri-en-argentina/

Un imprescindible freno al neoliberalismo




En el estadio de Arsenal, Cristina lanzó el Frente de UNIDAD CIUDADANA como herramienta para frenar el ajuste permanente, la desindustrialización endémica, el endeudamiento serial y la especulación financiera que la Alianza Cambiemos tiene como únicas metas de gobierno. El Frente está conformado por Compromiso Federal, del gobernador de San Luis Alberto Rodríguez Saá; Frente Grande, del intendente de Ensenada Mario Secco; Kolina, de la gobernadora de Santa Cruz Alicia Kirchner; Nuevo Encuentro, de Martín Sabbatella, y el Partido de la Victoria, de Aldo San Pedro. Adhiren además al Frente mas de 35 intendentes peronistas de Buenos Aires. De esta forma UNIDAD CIUDADANA, pretende construir una nueva relación de fuerzas políticas y sociales que enfrente a Macri y Vidal en la castigada Provincia de Buenos Aires en las proximas elecciones de octubre. 

Los ejes de la propuesta y compromiso electoral son los siguientes: 1. Recuperar lo perdido: empleo, salario y condiciones de trabajo. 2. Frenar el aumento descontrolado en los precios de los consumos populares. 3. Proteger la industria nacional. 4. Poner fin al saqueo tarifario y defender a las empresas públicas nacionales. 5. Defensa del sistema de seguridad social y devolución de derechos a jubilados y pensionados. 6. Parar la bola de nieve del endeudamiento externo y la “bicicleta financiera”. Revisar la deuda contraída. 7. Oxígenar a las economías regionales y a los pequeños y medianos productores agropecuarios. 8. Justa y transparente distribución de los recursos a las Provincias, que asegure federalismo y autonomía. 9. Algo más que corrupción: ARGENTINA S.A. 10. Mujer. Iguales y Vivas. 11. Derechos Humanos. Argentina sin presos políticos y sin genocidas libres. 13. El Estado para equilibrar la balanza entre sociedad y mercado. 14. Frenar la apropiación privada y extranjerización de los recursos naturales. 15. Integración regional productiva para defender la soberanía 

PLATAFORMA DE UNIDAD CIUDADANA

La oposición en el Congreso: Massa y Bossio, aliados del gobierno.

Ante el avance de las políticas neoliberales y la transferencia de ingresos de los trabajadores y la clase media a los sectores más ricos del país, es necesario discutir el rol de la oposición en el Congreso y de las distintas expresiones del "peronismo" allí representadas.
Para empezar o al menos despejar algunas dudas, hay que manejar cierta información. La inicial fortaleza para hacer del Congreso un lugar de oposición al macrismo, especialmente por parte del FPV se fue atenuando, Por un lado por el abandono del Frente por parte de varios legisladores que conformaron distintos bloques, el más impotante el "Justicialista"  transformándose en aliado del Macrismo y por otro lado por el abierto apoyo del "Frente Unidos" de Massa a los proyectos del oficialismo en el Congreso.
La siguiente es una lista de iniciativas del gobierno que demuestran la alianza parlamentaria con esos sectores que se postulan en los medios y discursos como oposición. En particular del "Frente Unidos para una Nueva Argentina" de Massa que tiene 23 diputados y el Bloque "Justicialista" con 17 diputados

PROYECTOS DE MACRI:

Pago a los fondos buitres
Bloque JUSTICIALISTA (Bossio):  AFIRMATIVO
Bloque FEDERAL UNIDOS (Massa): AFIRMATIVO

Disolución del AFSCA  y modificación de la Ley de Medios
Bloque JUSTICIALISTA (Bossio):  ABSTENCION
Bloque FEDERAL UNIDOS (Massa): AFIRMATIVO

Proyecto de derogación de ley de medios y nueva ley:
Bloque JUSTICIALISTA (Bossio):  ABSTENCION
Bloque FEDERAL UNIDOS (Massa): AFIRMATIVO

Blanqueo de capitales y liquidación del Fondo de Garantia de la ANSES
Bloque JUSTICIALISTA (Bossio):  AFIRMATIVO
Bloque FEDERAL UNIDOS (Massa): AFIRMATIVO

Ley antidespidos
Bloque JUSTICIALISTA (Bossio):  PRESENTE PARCIALMENTE
Bloque FEDERAL UNIDOS (Massa): AUSENTE

Código Electoral Nacional. Voto electrónico
Bloque JUSTICIALISTA (Bossio):  AFIRMATIVO
Bloque FEDERAL UNIDOS (Massa): AFIRMATIVO

Contratos de Participación Público Privada. Privatización del proceso de contratación de obra pública.Justicialista: Afirmativo
Bloque JUSTICIALISTA (Bossio):  AFIRMATIVO
Bloque FEDERAL UNIDOS (Massa): AFIRMATIVO

Presupuesto 2017, con ajuste y endeudamiento.
Bloque JUSTICIALISTA (Bossio):  AFIRMATIVO
Bloque FEDERAL UNIDOS (Massa): AFIRMATIVO

Ley de Impuesto a las Ganancias. Modificación sobre deducciones y escalas.
Bloque JUSTICIALISTA (Bossio):  AFIRMATIVO
Bloque FEDERAL UNIDOS (Massa): AFIRMATIVO

Como puede observarse, y más allá que insistan en diferenciarse de Macri a través de declaraciones a los medios o retoque de algún artículo de algún proyecto, los bloques autodenominados “peronistas” que están afuera del Frente para la Victoria, han sido funcionales o aliados del Macrismo no sólo en las votaciones sino también en la estrategia legislativa. En lo que importa, es decir en las políticas de estado sostenidas por el peronismo, ellos votaron en contra y tampoco aportaron ni favorecieron el tratamiento y sanción de leyes que preocupan a los trabajadores y la clase media: Inflación, desempleo, caida del salario, endeudamiento, entre otros temas.

Si Cristina ganara en octubre...

Algo que ya casi nadie discute cuando se refiere al gobierno de Mauricio Macri, es que gobierna para los ricos. Pocas veces se encuentra tanta coincidencia entre la opinión de la calle y de los tan mentados “Focus Groups” y encuestadoras. Sin embargo lo que sí esta en discusión, es quien representará y defenderá los intereses de amplios sectores del pueblo en las próximas elecciones de octubre. Elecciones cuyo contexto es un país castigado por la regresión económica: precios descontrolados en alimentos y medicamentos, tarifas de agua, luz y gas imposibles de pagar, despidos a mansalva, desindustrialización acelerada, cierres de comercios por doquier y endeudamiento externo serial e impagable, son solo algunos de los eslabones de las cadenas de un nuevo calvario argentino. Una Argentina condenada a repetir el pasado. La pregunta o dilema será, para algunos, quien podrá y sobre todo ** querrá** representar los intereses de tantos, diversos y mayoritarios sectores. Los que no tienen dudas ni dilemas - nunca los tuvieron respecto de quienes son los dirigentes políticos que representan los intereses populares - son también los ultra minoritarios integrantes del establishment argentino. ¿Que como lo se?. Simple, me lo cuenta el diario La Nación en su nota del día de ayer titulada : “Si Cristina ganara en octubre”. Y le creo, por que siempre he reconocido que así como cuando alguien lee Clarín, sólo se entera de lo que le interesa y le conviene a Magneto y su grupo económico, cuando la lectura recae sobre La Nación, uno tiene la certeza de saber que piensan, les conviene y quieren las elites argentinas (sic), más popularmente conocidas como "el establishment". Es fácil, mirá lo que dice la nota: 



 O sea que quienes son los únicos beneficiarios de las políticas económicas actuales, tienen pánico a una sola candidatura. 

 Debo confesar que me hubiera gustado –sería mas saludable para la democracia argentina- encontrar el nombre de mas “opositores” que preocuparan al establishment. Después de todo hay tantos hablando todo el tiempo en la TV... O tal vez hubiera esperado que se mencionaran a partidos que se presentan así mismos como el anti-sistema, pero cuyos dirigentes fatigan los set de televisión y las radios, como vimos en la última elección de un importante sindicato docente en la provincia de Buenos Aires. Si todavía te queda algún dilema sobre lo que esta pasando, en el párrafo siguiente de la misma nota se despeja toda duda:



 Y entonces además de la primera coincidencia, “gobiernan para los ricos”, surge la segunda: la del establishment y un “amplio arco de la clase política”. No son buenas coincidencias en tiempos de lacerante y creciente pobreza.

CRISTINA

Radiografía de la mishiadura

Ponele que le creamos a este INDEC, según  datos de la distribución del ingreso de la  Encuesta Permanente de Hogares (EPH), el 70 % de los argentinos gana menos de 12.000 pesos, y aún así no alcanza a cubrir la canasta básica estimada en 13.000 pesos para una familia tipo - tipo pobre calculo porque claramente eso no alcanza para cubrir las necesidades de una familia - Cualquiera que ande por la calle sabe que la realidad es aún más dura. 

Y todavía quieren bajar más los salarios, para que sean "más competitivos" ...

Macri: Deuda a cambio de soberanía

El lunes 15 de mayo se publicó el Decreto 334/2017, que habilita la cesión de soberanía jurídica en los tribunales de Nueva York y Londres. Esta norma es similar al Decreto 29/2017, dictado en enero de este año. En ambos casos, además de la prórroga de jurisdicción en tribunales extranjeros y la renuncia de la inmunidad soberana, se habilitó la emision de deuda por 20 mil millones de dólares. 

La renuncia, excluye a los bienes de dominio público, pero nada dice y por lo tanto pueden ejecutarse como garantía de la deuda, los bienes de dominio privado, léase recursos hidrocarburíferos y mineros en general (Por ejemplo: Vaca muerta, segunda reserva mundial de gas y la cuarta de petróleo no convencional)

Durante el gobierno de Macri, Argentina se endeudó en 77 mil millones de dólares entre diciembre de 2015 y febrero de 2017. Este año, ya en el primer bimestre se colocó deuda por 25 mil millones de dólares. Estas divisas, se usaron fundamentalmente para financiar la fuga de capitales y la bicicleta financiera. La ecuación es perfecta: Altas tasas en pesos, que luego se convierten en dolares y se van del país, todo garantizado con nuestros recursos naturales.

El cambio está en marcha.

"LA RAZÓN GORILA" UN TEXTO CONTUNDENTE QUE CIRCULA EN LAS REDES

"...El cepo al dólar o el pasado del Papa; La justicia, la verdad, el suicidio de Nisman y menos que menos los bomberos muertos de Iron Mountain, no le importan. El pibe que mataron en un robo o la heladera que compró y vino fallada, tampoco. Mintió. No le importaba ni la corrupción, ni los pobres, ni el de al lado, y menos los que manda a agarrar la pala desde Internet. El tema era culpar al peronismo de todo lo malo. Nada más. A él solo le importó una cosa: que el gobierno NO sea peronista. Para él: los Kirchner, Evita, Dolina, Corach, Leonardo Favio, el Papa Francisco, Rodríguez Saa, Rodolfo Walsh, Cafiero, Cámpora y el que silba la marcha de Hugo del Carril cuando limpia los vidrios, fueron, son y serán, todos iguales, son todos enemigos que pertenecen a ese movimiento maldito. 
 Si estando en el gobierno privatizan o estatizan, a él, le da lo mismo, siempre es malo, porque la acción no le interesa, sino la identificación de alguien como peronista; y si van al norte o al sur, está mal ambas cosas, solo porque son peronistas. Como no puede admitir que vota y opina según una "camiseta", siempre “en contra de ellos” y que en realidad, las ideas, las obras, las acciones no le importan, se viste para la ocasión. Si se tiene que vestir de socialista indignado; de comunista que tiene auto importado con calcomanía del Che Guevara; de humanista porque postea si ve un perrito perdido; de radical especializado en Illia porque murió pobre; de Isaac Rojas subido a un avión bombardero; de estadounidense o francés porque son países serios; de ciudadano derecho que pide golpe de Estado o de republicano racional que entiende que la economía está por encima de la gente, él se cambia sin vergüenza alguna. 

El fin justifica los trajes: el gobierno no tiene que ser peronista. Punto. El centro cultural más grande de la historia, el polo científico, los trenes, la nacionalización de YPF, el matrimonio igualitario, los satélites argentinos, el Hospital El Cruce, Tecnópolis, el billete con las islas Malvinas, el plan Qunitas, el Pro.cre.ar, hubieran sido obras de un gobierno no peronista, a él mucho no le hubiera importado, salvo que lo beneficien en algo, pero sí afirmaría que son aciertos irrefutables. Pero como son acciones de gestiones peronistas, entonces: son curros, no son los modales adecuados, lo importante no es la obra sino el nombre o fueron gastos que no corresponde a este tiempo. 

 Lo que sí le importa es repetir que su fortuna personal no depende del estado del país, mucho menos cuando hay gobiernos peronistas, y que su familia y él, son, los poquísimos trabajadores serios y honrados, que habitan “éste país” que anda mal porque salvo él y unos pocos, el resto son todos vagos peronistas y ladrones. Cuando todo estalla y ya no se puede disimular que no se construyó nada en función del pueblo, no será consecuencia de que los que venían a salvar al país son inoperantes, deshonestos, cipayos y mucho menos dirá “que mal voté es que siempre voto lo que sea para no votar un peronista” En ese momento soltará una de sus frases escudo: “es que, al final, son todos iguales, todos roban”. De esa manera, no hay análisis ni cálculos, todos son corruptos. El gobierno que pone derechos del trabajador en la Constitución, les otorga pensión a las amas de casa, promueve el aguinaldo, y/o subsidia el transporte, la luz y el gas a los que menos ganan, será, según él, igualito al que se quedó con los ahorros que tenía la clase media en los bancos y no construyó ni un hospital porque igual, al final “todos roban”…