El cuentito y la cuentita de De Angeli

Ayer sesionó el plenario de la Comisión de Agricultura y Presupuesto de Diputados donde fueron invitadas las patronales agropecuarias. Obviamente no agregaron nada a lo que dijeron en estos 100 días. Eso sí, la oposición y las patronales pretenden la suspensión de la resolución de las retenciones móviles mientras continúe la discusión parlamentaria. De Angeli fundamentó el pedido diciendo que la próxima campaña de trigo que se vería perjudicada por las retenciones. Lo curioso es que la Resolución 125 disminuye la retención a ese grano y al maíz respecto a noviembre. Por otra parte, no tiene sentido suspender y volver a reimponer retenciones móviles dentro de 60 días porque pueden disminuir o aumentar en ese lapso precisamente porque son móviles. Lo único que explica el pedido de suspensión es la posibilidad de obtener superganancias con la soja cosechada y embolsada, que venderían a lo loco en estos días si se suspenden las retenciones. Esta motivación es disimulada en la puesta en escena de los lloriqueos de los gauchitos pobres y la complicidad de la oposición. Nosotros deberíamos recordarles, en cada momento, que lo único que les importa es la soja.

1 comentario:

  1. Anónimo4/8/08 0:20

    NELSON
    Este no es un conflicto nuevo, como pretende mostrar la dictadura de los medios de comunicacion que entronizaron al monigote titere de los poderosos. Tiene mas de cien años, desde que la tiranía liberal de entonces nos introdujo en el lugar subordinado al que nos habia condenado la división internacional del trabajo (es decir Inglaterra). Argentina sería desde entonces el granero del mundo civilizado. Y las industrias, y las manufacturas, quien las iba a hacer? Por supuesto, Inglaterra. Además, los sudacas, de que podian quejarse?, si al precio internacional de los alimentos y materias primas, iban a sacar una diferencia... bueno, si, pero eso equivalia a condenar a las poblaciones locales a pagar precios internacionales. De todas formas, al que no le alcanza siempre le queda otra opción: la de morirse de hambre, en el país de la abundancia, claro!, porque todo debe destinarse a la exportación! ¡En el granero del mundo se privilegia a los extranjeros en detrimento de los argentinos! ¡Este es el paraiso neoliberal que fundaron nuestros proceres hace mas de cien años, y afianzaron otros proceres como Martinez de Hoz, Videla, Menem y Cavallo! Nada de industrias: granero del mundo. Quien dice granero dice "acopio", "almacenamiento"; la producción queda para otros. Y el lomo? ¡Ochenta mangos el kilo! Claro, a los que se empecinaron en no comprender este claro razonamiento simpre les esperaron las mismas consecuencias: campaña del "desierto", semana tragica, patagonia rebelde, treinta mil desaparecidos, y asi hasta que aprendan que al pais lo manejan las corporaciones de poderosos. Las elecciones son solo una pantalla que encubre que el poder real lo tiene la Sociedad Rural y sus idiotas útiles que con tanto esmero lameran el suelo para juntar las migajas dejadas por los dueños de la tierra. ¡Y pobre de aquel gobierno que se llegue a tomar en serio a los procesos electorales!, porque al que intente aunque sea una tibia reforma se lo derrocará así ´sin más, ya no con golpes de estado militares sino con golpes de estado mediaticos, hechos por las mismas empresas a quienes en otra època "les interesaba el país"; ellos con el rating sí que tienen legitimidad; las elecciones, a quien le interesan?, si los que marcan la agenda política, económica y social son S. Gimenez, Sofovich, Tienelli, Suar, Haddad, Chiche, Longobardi, Gonzalez Barro, Rial, Avilés y Clarinmiente. Sobre ese simpatico gauchito que tanto pero tanto le preocupa el pueblo argentino, que hasta llego a cometer el incalificable acto de decir que prefiere ver morir una vaca antes que alimentar a la gente pobre, sólo digo que me recuerda a otro gauchito simpático de hace justo treinta años: el logo del Mundial Argentina 78 (muy bien calificado por Pablo LLonto como "La verguenza de todos"). Ese gauchito tenía puesta la camiseta argentina; se identificaba, podríamos decir, con la argentinidad misma. Tenía una expresión alegre, ¡claro!, si en la Argentina de la dictadura solo se vivia un clima de alegría; a pesar de eso no faltaba quien afirmara que había "desaparecidos". Indudablemente era una campaña contra la argentinidad, de los que no quieren ponerse la escarapela y la camiseta celeste y blanca. Hasta podría llegar a decirse que los desaparecidos de hoy son todos los chicos que mueren de desnutrición, los campesinos del MOCASE, MOCAJU, y otros que no tenen representación en la "Mesa del Desenlace", y en quienes no piensan los "cuatro señores que no fueron elegidos por nadie". Esta y no otra es la verdadera catadura de los hijos de remil puta del campo; los mismos que golpearon siempre las puertas de los cuarteles y no se bancan un gobierno nacional y popular ni a los derechos humanos, a los que se agregan también los caceroleros de teflon, que quieren ser clase merdia al costo de ver mucha miseria alrededor, no importa, mientras se salven ellos, que se caiga el mundo; y para eso evocan el método pinochetista de la cacerola de teflon, de los ricos que no quieren compartir ni entienden que la patria somos todos. El gauchito del 78 tenía en la mano una fusta, como indicando que al que no comparta su alegria patriotica le esta esperando no solo la fusta sino la deaparicion, la ESMA, la tortura y los vuelos de la muerte. Todo eso quieren los Miguens, los Buzzis o Bussis, los LLambias, los CARGARC y los De Angelis: neoliberalismo y concentracion de riqueza, o muerte al que no lo entienda. Y todo el tiempo los medios de comunicación transmitiendo en cadena cada expresion del monigote mediatico sirviente de la oligarquia. Que lastima que no lo transmitieron cortando pantalla, y mostrando a la vez miles de litros de leche derramada !

    ResponderEliminar