La oposición oportunista y la cuestión agropecuaria en el Congreso

La oposición política viene anunciando desde tiempo atrás su intención de transformar el Congreso nacional en una tribuna de campaña.
Comenzaron con las audiencias públicas, donde la C.C., el PRO, la UCR, duhaldistas y otros bloques de la minoría junto a las patronales agropecuarias, explicitaron la intención de promover un proyecto de ley para eliminar o bajar sensiblemente los derechos de exportación a los granos, especialmente el de la soja, aunque vendiéndolo como un esbozo serio de política agropecuaria.
Por ahora y según las propias cuentas de la oposición la iniciativa cuentan con 100 diputados. ¿Les alcanzará?

El primer acto del show opositor será la convocatoria a una sesión especial que seguramente no alcanzará el quórum necesario de 129 diputados para sesionar. Tampoco prosperará la opción de presentar el proyecto sobre tablas en una sesión ordinaria, pues necesitan de los dos tercios para que el proyecto sea tratado. De cualquier forma, por la naturaleza del proyecto, es reglamentariamente necesario el despacho de las comisiones parlamentarias.
Por lo tanto, el proyecto deberá seguir el trámite normal de tratamiento y pasará a las comisiones respectivas para obtener un dictamen. Convocada la reunión en esta instancia, el oficialismo puede no concurrir, pero la oposición obtendría un dictamen de minoría para su tratamiento en el recinto siempre que tenga las mayorías necesarias.
Dada esta situación, lo más probable es que el oficialismo opte por aprobar un dictamen de mayoría que no incluya la baja o eliminación de los derechos de exportación pero que incluya algunas demandas del sector patronal, especialmente aquellas que beneficien a pequeños y medianos productores, economías regionales o la agroindustria, en consonancia con los lineamientos del proyecto productivo nacional y las necesidades del conjunto del pueblo.
En el caso de que el dictamen de mayoría contenga alguna disposición sobre los derechos de exportación seguramente estará relacionado con la creación de un organismo estatal de comercialización y exportación de granos.
Este dictamen de mayoría, habilitado para su tratamiento en sesión ordinaria, pondrá a la oposición en un dilema. Si lo rechazan se quedarán sin nada, perjudicando a pequeños y medianos productores y sectores de la actividad tal como sucedió el año pasado al rechazar el proyecto de retenciones móviles que incluía la segmentación y subsidios por flete. Aunque seguramente esto poco les importe, jamás dieron o les pedieron explicaciones sobre las consecuencias de su voto.

De cualquier forma, salga como salga el dictamen para su tratamiento es necesario el quórum de 129 diputados y la mayoría absoluta para su aprobación.

Lo que parece lejano e imposible que suceda es la eliminación o la baja de los derechos de exportación sin el apoyo oficialista. Y esto, la oposición y las patronales agropecuarias lo saben, por lo que apuntan a otra cosa. Consecuentes con su idea de “calidad institucional” van a utilizar el Congreso como tribuna de la campaña electoral. Pero también tal oportunismo puede resultarles contraproducente. Para que avance el proyecto en el trámite parlamentario la oposición debe mantener necesariamente la “unidad” política e ideológica y esto quizás no produzca el rédito esperado en términos electorales. Bien sabido es que en las elecciones legislativas, los opositores suman por la diversidad de opciones y no por la polarización en bloque contra el oficialismo.

2 comentarios:

  1. Felicitaciones por un año de desperdicio!!!

    Por suerte, pronto se van!!!

    Chau, chau, chau, chauuuuuuuuuuuu!!!

    ResponderEliminar