Las ganancias son de Perón.

La ley 20628 de impuesto a las ganancias fue sancionada el 27 de diciembre de 1973.

Se trató de un Mensaje y Proyecto de ley enviado al Congreso por el Presidente Juan Domingo Perón y su ministro Gelbard para sustituir el entonces vigente régimen de impuesto a los réditos.

En el proyecto sancionado se incluía en su Capítulo IV las ganancias de la cuarta categoria. “Renta del trabajo personal” que en su art. 78 decía: “Constituyen ganancias de la cuarta categoría las provenientes: a) Del desempeño de cargos públicos b) Del trabajo personal ejecutado en relación de dependencia c) De las jubilaciones, pensiones, retiros o subsidios de cualquier especie en cuanto tengan su origen en el trabajo personal”

El miembro informante de la bancada del FREJULI sostuvo en el debate que el impuesto tenía el “carácter adecuado para concurrir, junto con el gasto, a la política de redistribución de los ingresos que orienta la política filosófica del gobierno” (…)
“Hoy en la argentina existe un gobierno del pueblo y para el pueblo, un Gobierno que ya ha enunciado que sus inversiones sociales son de magnitud, que ha definido la realización de importantes obras públicas de infraestructura, un gobierno que ha señalado objetivos muy concretos en materia de vivienda social: en suma, un gobierno que hace obras, un gobierno que no tira el dinero del pueblo sino que lo revierte ene el proceso en aquéllas áreas que el mismo pueblo reclama”

Hoy en Argentina retomamos aquel camino con la Asignación Universal por Hijo, la movilidad jubilatoria, las inversiones públicas en infraestructura y el plan PROCREAR de vivienda.

Sin embargo, siempre es pertinente la discusión sobre la progresividad de la escala proyectada para el cálculo del impuesto, su rebaja para los niveles bajos y medios, así como el aumento de las deducciones del mínimo no imponible y las cargas de familia y su actualización periódica.

Pero proponer para aquellos que tienen capacidad contributiva la eliminación del pago del impuesto o su disminución va en contra de los principios de solidaridad y Justicia Social.

Y esto es así hoy como ayer, cuando estaba el General.

2 comentarios:

  1. El impuesto a las ganancias aplicado al salario se transforma en un impuesto al trabajo. mientras las ganancias derivadas inversiones financieras están exentas de impuestos. Ello va en contra de la tan mentada justicia social. el problema de fondo es económico y no impositivo, el gobierno necesita fondos para financiarse.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/7/12 17:39

    Se zarparon estos trotskos, hay que responderles…
    vean
    http://unmaldiaparadejardefumar.blogspot.com.ar/2012/07/se-escribe-zurdos-se-pronuncia-surdos-o.html

    ResponderEliminar