Papel Prensa y el Congreso en los años de recuperación democrática

El 16 de enero de 1984, los Diputados Imbelloni, Basualdo, Ruiz y Sabadini, presentaron el Proyecto de Resolución 496/83, donde se solicitan informes al Poder Ejecutivo sobre el traspaso del capital accionario de Papel Prensa en la sucesion de david graiver. Este proyecto obtuvo dictamen de comisión, firmado por Vanossi, Gomez Miranda, Baglini, Fappiano, Perl, y Augusto Conte, entre otros.
El proyecto de resolución fue aprobado por la Cámara el 31 de mayo de 1984.
También por esos días, los mismos diputados presentaron el proyecto 497/83, donde se solicita al PEN antecedentes y detalles de la intervención de las empresas editoras de 'Clarin','La Nacion' y 'La Razon' en la compra de Papel Prensa SA.
En los fundamentos, el proyecto dice “ Por motivos no suficientemente aclarados, en el año 1976 es ofrecido en venta en plaza el paquete accionario que pertenecía a David Graiver. Los diarios “Clarin”, “La Nación” y “La Razón”, por medio de aquella empresa FAPEL SA, que habían fundado en 1974, se interesan en la compra del paquete accionario de David Graiver. Pero, según propia confesión de estos tres diarios en una nota publicada el 19 de mayo de 1977, antes de efectivizar la compra de dicho paquete accionario, pidieron la conformidad de las fuerzas armadas, ya que, como es sabido, todos los bienes de Graiver se encontraban interdictos o en trámites judiciales. Según propia manifestación de estos tres periódicos, “el régimen de facto prestó su consentimiento expreso y formal a una operatoria que había sido antes aprobada a nivel de fuerzas armadas”.
Estos proyectos fueron presentados en los primeros meses de la recuperación de la democracia y eran tiempos donde la alianza entre los grupos económicos y la dictadura, aún conservaban un gran poder de presión sobre los partidos políticos. Esta situación, sumada a la falta de iniciativa del gobierno radical, selló durante muchos años los negocios y las consecuencias de la represión dictatorial, impidiendo la consolidación y la profundización de los principios democráticos.
Hoy, ya no existe el partido político militar, pero sí el partido de los medios monopólicos con sus propios representantes en el Congreso, el autodenominado Grupo A.

Como dijo el Chacho Jaroslavsky “Clarín ataca como partido político y se defiende con la libertad de expresión". Hoy, la actualización de la frase es “Clarín ataca como partido político y se defiende como partido político"

No hay comentarios:

Publicar un comentario